La última misión del soldado Dirk Kuyt

Hay un dicho popular entre los habitantes de Rotterdam (Rotterdammers) que viene a decir más o menos que el dinero se gana en Rotterdam, se distribuye en La Haya y se gasta en Amsterdam. Los Rotterdammers presumen y están  orgullosos de ser el motor de la economía neerlandesa, ya que cuentan con el principal puerto de mercancías de toda Europa, por donde cada día todo tipo de barcos, procedentes de los cincos continentes, parten y arriban a la ciudad.

Cómo todo ciudad portuaria europea, el fútbol se colaría en el país por su puerto. En 1888 se funda el primer club de la ciudad el Sparta de Rotterdam que comparte colores con el Sunderland inglés, ya que en 1899 la directiva del club quedó impresionada por la vestimenta del equipo inglés durante una visita para presenciar un partido de The Black Cats. Otro de los clubs de la ciudad que militan en la Eredivisie es el S.B.V. Excelsior, fundado en 1902 y que desde 1996 hasta 2015 fue club satélite del Feyenoord, el gran club de la ciudad, uno de los más importantes del país y que tras muchos años, acaba de volver a proclamarse campeón de la Eredivise.

Embed from Getty Images

Foto: vista aérea de la ciudad de Rotterdam

Pero además del fútbol y de ser el eje del transporte de mercancías europeo, Rotterdam es también distinguida por ser el lugar de nacimiento de Desiderius Erasmus Roterodamus, más conocido como Erasmus de Rotterdam. Erasmus, teólogo y humanista de finales del siglo XV, defensor de la educación como base para el desarrollo de la sociedad, estudió en universidades de distintos países de Europa como Francia, Italia, Inglaterra, Alemania y por supuesto Países Bajos, cuando no era una práctica común. Por esta razón, da nombre al programa de becas que permite el intercambio de estudiantes universitarios entre los países europeos.

Siguiendo la filosofía de Erasmus de conocer otros lugares para expandir los horizontes propios, en 2006, el ídolo de la hinchada, Dirk Kuyt, dejaría las filas del Feyenoord para volar hasta las islas británicas y unirse al Liverpool de Rafa Benítez. Era un hasta luego, ya que siempre tuvo en mente volver a su origen, una vez agrandada su zona de confort. En el Liverpool FC estuvo 6 años y confirmó su carácter bregador, su polivalencia y su capacidad de adaptación. Aunque sólo consiguió una Copa de la Liga, jugó la final de Champions de 2007 en Atenas, que perdería 2-1 contra el AC Milan y su continuo buen rendimiento le llevó a ser un fijo en las convocatorias de la selección.

Embed from Getty Images

Foto: Dirk Kuyt en la final de Champions de 2007

En 2012, hizo las maletas y abandonó el Merseyside en busca de una experiencia más exótica y se fue hasta Turquía, en concreto al Fenerbahçe. En Estambul, pasaría 3 campañas antes de volver a su club, al Feyenoord, en 2015, con 35 años y muchos kilómetros por Europa que lo habían hecho mejor jugador y le otorgaron el reconocimiento de la Europa futbolística como uno de los atacantes más polivalentes del continente. Tras ganar la KNVB Cup en el primer año, el objetivo no podía ser otro que recuperar el trono del campeonato liguero.

Después de una temporada, en la que el Feyenoord dominó la clasificación, el guionista del fútbol preparó un final de ensueño para Dirk Kuyt y su Feyenoord. En la penúltima jornada tenían la posibilidad de proclamarse campeones. Tocaba jugar en casa del Excelsior, club de la ciudad y hasta 2015 club satélite del Feyenoord. Sin embargo, no era el día, ni el momento y el Feyenoord perdió por 3-0. Quedaba todo para la última jornada, en casa contra el Heracles. Un empate no valdría en caso de que el Ajax ganara su partido en casa. Después del susto contra el Excelsior, el comandante del Feyenoord, Dirk Kuyt acudió al rescate y no permitió que sus hinchas sufrieran en exceso. Tras anotar un gol en el primer minuto, acabaría con un hat-trick que serviría a las postre para dar la victoria y el campeonato al Feyenoord.

Embed from Getty Images

Foto: Celebración del campeonato del Feyenoord, mayo 2017

El club de Rotterdam no ganaba el campeonato desde 1999 y con la dirección de otro exjugador como Giovanni Van Bronckhorst desde el banquillo y de Kuyt desde el campo, acompañado, entre otros, por el danés Nicolai Jørgensen en punta y el joven neerlandés Tonny Vilhena en el mediocampo, las gradas de De Kuip han podido celebrar la conquista de la Eredivisie 18 años después, en el que ha sido el último partido de Dirk Kuyt sobre un campo de fútbol. Misión cumplida, Dirk, puede descansar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s